• Must

Un año más

Un año más termina y con ello, un nuevo staff de MUST dice adiós.      Ayer martes 29 de diciembre se realizó la última reunión del 2015 del equipo; ocasión en la que las comisiones, los Jefes Generales y el Consejo pudieron hablar sobre las últimas actividades que marcaron el año: la KerMust y la Navidad Must en Panquehue, como también de todo el desarrollo del 2015, el apadrinamiento en Villa Primavera, la dinámica de trabajo del equipo y las proyecciones a futuro del proyecto. Pero la reunión no solo fue un momento para evaluar las tareas cumplidas (¡y qué bien cumplidas estuvieron!), sino que además fue una reunión muy especial para todo el equipo en la que se despidió con un reconocimiento a algunos de los miembros más emblemáticos de nuestro staff.       Este 2015 MUST cumplió 5 años. Lo tratamos de celebrar y realzar cuanto pudimos. Aunque para quienes ven el proyecto desde afuera 5 años pueden parecer unos pocos años, este tiempo ha servido para iniciar y hacer grandes cosas: construcciones en cinco localidades de la región, apadrinamiento a Villa Primavera, bingos, tallarinatas, construcciones en tiempos de incendios, recolecciones de ropas y alimentos, apoyo a otras campañas sociales, obtención de la personalidad jurídica, trabajo en los colegios, charlas formativas, Mustaguazos, intervenciones, jornadas para el staff, capacitaciones y más. Y en cada una de esas tareas, siempre fue necesario el apoyo desinteresado, leal y enorme de los diferentes staffs que han pasado. De esos equipos fueron parte las personas que ayer martes dieron un paso al costado, poniendo término a su participación formal en MUST y a través de este escrito, queremos agradecerles por toda su entrega.

Sofi Jury, Rocío Loredo (¡la Ota!), Vicho Ramos y Benjamín Valenzuela (¡el Carpi!): no basta escribirles esto ni repetir las palabra que les dijimos ayer para agradecerles de corazón toda su entrega al proyecto. Cada uno de ustedes entró de distintas maneras a MUST y cada uno fue capaz de entregarle su propio sello e individualidad a las tareas que tuvieron que cumplir en su paso por el proyecto.        La Sofi y la Ota son parte de la primera generación de MUST, de la primera generación que acudió a construir como alumnos voluntarios a Llay Llay, en las primeras construcciones que hizo el proyecto el 2011. Y así crecieron: de simples voluntarias a personajes invaluables del staff.     El Vicho, por otra parte, nos entregó durante años sus comentarios y aportes certeros en las discusiones y conversaciones del equipo. Su personalidad tranquila hizo que de a poco descubriéramos a un muster increíblemente responsable y comprometido, que ante cualquier tarea o urgencia estaba ahí para decir: "¡yo puedo!" o "¡yo te ayudo!".      El Carpi también fue durante estos años un hombre de pocas palabras que se fue ganando el cariño y la confianza de todas las personas que trabajaban con él. Es poco decir gracias por la motivación, creatividad y prolijidad con que hizo cada una de sus tareas en la comisión de Difusión. Sin duda, costará encontrar a alguien con tantas ideas para el proyecto.       Ahora bien, hubo una persona más que dijo adiós a MUST la noche de ayer. Junto con los anteriores, dio un paso al costado alguien que durante 5 años entregó toda su energía, tiempo y dedicación al proyecto; alguien que se ganó el cariño no solo de los que pasaron por los distintos staffs, sino que también de cientos de voluntarios que tuvieron la tremenda oportunidad de trabajar con él: Francisco "Taqui" Ramdohr.        El Taqui entró a MUST como parte de la primera comisión de Logística, el 2011, para luego pasar a ser el sucesor de los primeros jefes generales que tuvo MUST. Durante el 2012 y 2013 fue Jefe General del proyecto, dejando un legado que lo constituye en uno de los más grandes personajes que ha tenido MUST.         De todo corazón, cada uno de los que tuvimos la alegría y honor de poder trabajar con el Taqui, le damos las gracias por haber hecho crecer al proyecto, dándole continuidad y encaminándolo al futuro de una manera segura y potente. Sin ti, Taqui, MUST no sería lo que es hoy. Pueden ser 5 cortos años, pero lo que se hizo en este tiempo, mucho de ello te lo debemos a ti, a tu gran gestión y amor al proyecto; a esas ganas de hacer las cosas responsablemente, y también a ese cariño que tenías por quienes trabajaron contigo. Gracias por la cercanía, por escuchar, por conversar, por preocuparte, y sobre todo, por esas risas y buenos momentos que viviste con cada uno de nosotros. Que esta sea una pequeña semblanza del INMENSO paso que tuviste por MUST y del gran legado que dejas a quienes sigan por acá.

      Finalmente, gracias a cada uno de los voluntarios y personas que trabajaron este 2015 con MUST... ¡Fue un año increíble! ¡Veamos qué depara el 2016!



© Fundación Must, 2020
contacto@must.cl