• Must

Nuevas generaciones: ¡no nos quedemos ajenos!

Chile se encuentra en crisis. Una crisis que para muchos puede ser ajena. Un país donde la educación, las pensiones, el cuidado de niños en riesgo e incluso el fútbol está siendo cuestionado. Los políticos no quedan indiferentes, ya no nos sorprende que muchos se encuentren involucrados en malversación de fondos o en usos de influencias de poder. Pero eso ya no es el punto. El punto es hoy hay nuevas generaciones que no están ajenas. Hay nuevas generaciones, que no quieren vivir en un país donde se vea al otro como extranjero. Hay nuevas generaciones, que no pueden quedarse estáticas en un lugar, sino que necesitan explorar y conocer cosas nuevas. Ahora, más que nunca, son los jóvenes los que se preocupan de cambiar la realidad del país y de hacer que esta crisis de confianza, esta crisis de representatividad que tanto nos hace “estar ni ahí”, sea distinta. Muchos jóvenes hoy crecieron sin sentir la rivalidad que muchos de nuestros padres y abuelos vivieron. Hoy, se encuentran preocupados de buscar la inclusión, la igualdad de derechos y más que nunca, de una educación para todos. Independiente de lo que cada uno opine políticamente, ya sea educación pública o libertad de enseñanza, todos quieren que cada niño tenga las oportunidades que cada niño merece, sólo por el hecho de ser persona.         Es por eso que me llena de orgullo decir que de donde crecí, exista una diferencia. Muchos niños y adolescentes, cada vez más, se preocupan de entregar todos sus conocimientos a niños que no tienen la misma oportunidad. Son jóvenes que demuestran el gran cambio que se viene con las nuevas generaciones. Jóvenes que son idealistas y que saben que es posible cambiar, aunque sea, la vida de un niño. Son niñas y niños que cada viernes, entregan toda su alma en los reforzamientos de Must en la Villa Primavera de Concón. Me llena de orgullo porque ya con entregarle a cada niño ese pequeño empujón en las tareas, de ayudarle a crear un hábito de estudio e incluso, de sólo entregarle compañía, hace que pueda cambiar de a poco sus vidas. Porque sin ustedes, el país corre peligro. Es urgente que todos asumamos nuestra responsabilidad social, de ser justos con los demás, porque si no lo hacemos, contribuiremos a ser cada vez más individualistas, más desiguales y a crecer en desconfianza. Por eso los invito a seguir con ese compromiso. A no pensar que lo que hacemos es insignificante. Que lo que hacemos, es realmente, cambiar el futuro del país. Basta con ser ajenos. Basta de mirar en las noticias como si lo que pasa fuese otro país. Seamos parte, juntos, de un nuevo Chile: donde todos tengamos las mismas oportunidades. Me gustaría invitar a cada uno de los que participan en Must y a los que les llegue este mensaje: que esto no se acabe con reforzamientos, sino que podamos mirar, en todo lo que hagamos, el servicio público que tanto se necesita. Es un deber preocuparnos, cada vez más, de asumir nuestra responsabilidad en hacer un Chile cada vez mejor.

Gabriela Hagedorn Ex alumna colegio St.Margaret’s Estudiante de Periodismo PUC

© Fundación Must, 2020
contacto@must.cl