© Fundación Must, 2019
contacto@must.cl
  • Must

Experiencia del voluntariado

Must ha sido un una experiencia única que he tenido en mi vida. Todo comenzó con un viernes, en el cual varios amigos me motivaron para asistir, pero con el agotamiento de toda la semana y un cierto miedo de meterme en algo que era nuevo para mí, desistí; pero después de mucho tiempo tratando de convencerme, un amigo me dijo personalmente: ¨Mira, hazte un espacio hoy día para ir y pruebas si te gusta, es solo una tarde”. Posteriormente, llegando a casa me convencí de ir, aunque realmente no me motivaba demasiado la idea de perder una tarde de un Viernes en donde podía descansar de lo exhausto que estaba por la semana.

Posteriormente en el camino llenándome de dudas sobre cómo iba a ser, si lo podría hacer bien o si realmente importaba que fuera solamente una persona más; apenas iba con la idea de ir, ayudar a hacer tareas e irme. Pero todas estas dudas simplemente se fueron al momento de llegar, en donde me recibieron muy bien y supe todos buscábamos el mismo objetivo, realizar un cambio en la sociedad. Ese mismo día me di cuenta que no era ir a ¨perder una tarde¨, sino que es una instancia en donde se crea vínculos con gente y se comparte, además de poder ayudar  a los demás haciendo reforzamientos, y después llegar a la casa lleno de energía sabiendo que realizaste un gran aporte. Saber que alguien se va a casa sabiendo algo nuevo o el solo hecho de crear una sonrisa en el inocente rostro de un niño, hacía que todo el esfuerzo valiera la pena. Desde ese momento soy voluntario de Must, en donde me di cuenta que forme un vínculo un Viernes que al llegar, uno de los niños me dijo: ¨tío lo extrañe, mire me fue bien en mate¨, lo que me produjo un sentimiento de satisfacción y di cuenta que Must es un compromiso, y es por eso que intento ir lo más seguido posible, ya que es una relación con gente del cual quiero que perdure a través del tiempo.


Me acuerdo muy bien una vez que estaba haciendo clases de matemáticas al Vicente, no me podía responder un ejercicio en donde salía una suma, en la cual estaba seguro que sí sabía cómo resolverla, pero me frustraba la idea que no la respondiera. Después de un tiempo en donde no podía entender el motivo por el cual quería responderla.  Decidí volver a escribir el ejercicio, e instantáneamente me dijo:”Ahh, es 6!”. Y al ver el ejercicio original comparado con los hechos en su cuaderno me di cuenta que él sólo sabía sumar con los números de corrido y no ordenarlos de arriba a abajo y sumarlos. Entonces comprendí que me cegué en un problema muy simple pensando que solo existía una sola forma de llegar al resultado, en vez de verlo desde otras perspectivas. Y de esta forma uno se va dando cuenta que la ayuda es mutua y que más allá de la edad o de lo que sepas, siempre podrás ayudar, enseñar y aprender; aunque incluso a veces ni te des cuenta, pero te ayuda a reforzar aptitudes que siempre debes tener presente y se nos olvida poner en práctica en la vida diaria.

Must realmente me ha cambiado como persona, ha hecho darme cuenta de lo que realmente importa, de agradecer los pequeños detalles, fomentar los valores como el respeto, paciencia, constancia, humildad, solidaridad, entre otros; y además aprender que las ideas por pequeñas que parezcan pueden tener un impacto en la sociedad, pero no sirve de nada si no las ejecutas. Por esto es que soy un voluntario de Must, para poder mejorar cada día más como persona y ser un agente de cambio.

Lucas Landaeta Voluntario MUST ​IV Medio Colegio Mackay