• Must

El Individualismo:

Actualizado: abr 1


"El virus que realmente debemos combatir”

Para el hombre no suele ser fácil admitir sus defectos, y menos aún, tomar la decisión de cambiarlos. Vivimos en un mundo en el que el bienestar personal suele superar al bien común. Un mundo en donde el YO es prioridad, en el cual pocos tienen el don de mirar hacia al lado y darse cuenta de las diferentes realidades que existen. Una sociedad en donde el individualismo se hace muy presente y la indiferencia nos mantiene al margen de todo.


Estas últimas semanas hemos estado viviendo, como humanidad, una crisis que ha estremecido países. Hemos sido testigo de conductas sociales poco empáticas, que han resultado en lo que vemos hoy en día: una pandemia. Si bien no está en nuestras manos curar a las miles de personas infectadas, sí es nuestra responsabilidad aportar a que la “curva de infectados” no aumente. La conciencia, responsabilidad social, mantenerse informados de lo que está pasando y manejar las medidas de prevención de contagio, son el primer paso. Luego de eso, ponerlo en práctica e involucrarnos con la situación. Dejar pasar las noticias que día a día llegan a nuestras redes sociales, no hacer caso a los especialistas, apoyar posturas como “yo no estoy en riesgo, puedo salir”, son solo algunos ejemplos de la falta de empatía que vemos hoy en día, pero de la que, en general, siempre se ha carecido.


Y no solo es la salud la que se ve afectada por estas conductas, el individualismo es un virus que siempre ha estado presente. Se ha visto reflejado en otras contingencias globales como la crisis medioambiental, que hace años enfrentamos, y lo cegados que nos mantenemos ante las diferentes realidades sociales. Mirar para el lado, ser conscientes sobre todo lo que nos rodea y, mejor aún, hacer algo para mejorar lo que nos conmueve, es lo que necesita el mundo no solo en estos tiempos de crisis, sino desde siempre y para siempre.



Quedarnos en nuestras casas, para muchos de nosotros no significa un mayor problema, quizás nos puede generar ansiedad o estrés. Pero este aislamiento repercute de diferentes maneras en cada realidad. Por ejemplo, la educación virtual, para muchos, es un impedimento para el aprendizaje, tanto para niños como para universitarios. No por cómo se imparte la clase u otros defectos sin mayor relevancia que le podamos ver a este sistema, sino en cuanto a quienes no tienen los recursos y herramientas para seguir su educación durante estos tiempos de crisis. Otro caso, más común de lo que se imaginan, es el de trabajadores que no pueden cumplir con la cuarentena porque son la única fuente de ingresos del hogar. Del mismo modo, tener la posibilidad de abastecerse de productos para mucho tiempo, es un lujo que no muchos se pueden dar. Y es importante ser consciente de esto. Esa es una de las misiones que pocos se han propuesto, y si eres parte de ese grupo, a mi modo de ver las cosas, estas siendo un pilar fundamental en la sociedad y un poderoso agente de cambio.


Un mundo libre de individualismo, indiferencia y egoísmo no es una utopía ni una fantasía, es algo que, al fin y al cabo, todos juntos debemos construir. Que este tiempo sea un regalo, un momento de reflexión consigo mismos en el cual puedan asimilar las diferentes realidades que nos rodean y, una vez que esta crisis termine, no se olviden de lo que aprendieron en estas semanas. Que estos días de silencio y tranquilidad sean un paso a sacar lo mejor de uno mismo y proponerse CONSTRUIR EL CAMBIO.


-Fernanda Pan Marambio

Comisión Formación 2020



© Fundación Must, 2020
contacto@must.cl