• Must

Despedidas

Para quienes hemos trabajado desde el principio o desde este año en MUST, el 2016 terminó con un sabor agridulce al tener que decir adiós a dos grandes personas. A continuación dejamos un pequeño tributo a Carla Lagomarsino Talma, Fundadora de MUST, e Ignacia Jory Bernales, Ex Jefa General; ambas pilares del proyecto que decidieron dar un paso al costado luego de años de entrega desinteresada.

Algo sobre CARLA...

     Querámoslo o no, diciembre siempre trae despedidas... Se acaba el año y se cierran etapas. En este caso, hoy una persona cierra una etapa muy personal al decir adiós al staff del proyecto.      Han sido seis años continuos de trabajo, amor y dedicación, pero finalmente Carla Lagomarsino, la Carlita, una de los cinco fundadores de Must, nos deja.

     No es fácil decir adiós. No es fácil dejar algo que uno quiere tanto, menos cuando uno estuvo ahí desde que nació, tomó forma, cambió, creció y fue entusiasmando a tantos. Y de alguna manera, Carla, tú también creciste con esto que es Must, con esta locura que tanto queremos los que hemos podido participar en ella.      La Carla fue la última de los cinco fundadores en integrarse, y eso no quedó más que en una anécdota, porque al momento del trabajo duro siempre has llegado primero y te has ido último: esas reuniones hasta la madrugada, debatiendo pilares formativos, tratando de darle una estructura a las ideas, armando presentaciones para los colegios, eligiendo el primer staff o a los primeros jefes de cuadrilla, cocinando hamburguesas caseras para el primer Mustaguazo, siendo Jefa General un segundo año con la Nacha y el Taqui, hasta la ardua tarea de aprender a ser Consejo y, ahora último, entender cómo manejar esta Fundación.      Los que te conocen saben que es imposible que te desligues totalmente del proyecto, pero se echarán de menos tus comentarios en las reuniones, con ese tono tan particular que no dejaba muy claro si estabas opinando o retándonos. O cuando en las situaciones más diversas te acercabas a comentar: “cacha que estuve pensando, y creo que lo mejor para el proyecto es que… (inserte aquí muchas ideas)”.      Carlita, gracias por todo. Por las risas, por tu espíritu crítico, por las ganas de acertarte al staff, a conversar, a saber lo que querían, lo que pensaban… Quizás no todos sepan lo importante que es para ti su opinión, desde el más viejo hasta el más nuevo de los nuevos. Más de alguno pudo conocerte un poco más durante este último año.      Nos consta que ese flujo de aportes y de ilusiones tuyas para Must no va a terminar acá y  que de alguna u  otra forma seguiremos escuchando esas ganas de llevar esto más allá, siempre “por el bien del proyecto”, como sueles decir.      Mucho éxito en todo lo que viene, que  no es fácil, pero tienes las mejores capacidades y un tremendo espíritu social que el mundo necesita…       ¡Carlita, construye tú el cambio!

Algo sobre la NACHA...

​     La historia la hacen personas y, sin duda alguna, una persona que ha sido fundamental en la historia de Must es Ignacia Jory.      La Nacha se integró al proyecto en su primer año, como parte de la comisión de difusión y como una de las primeras jefas de cuadrilla en Llay-Llay. Ella creyó en esa idea medio ambigua de trabajar la acción social en los colegios, esa idea que recién tomaba forma y que de a poco empezaba a conocerse... La Nacha creyó y se sumó al desafío sin dudarlo.      Y así estuvo trabajando durante seis años. De la comisión de Difusión pasó a ser Jefa General del proyecto el 2012. Luego, pasó a ser miembro del Consejo y, una vez que el proyecto se constituyó en Fundación, pasó también a ocupar un cargo dentro del directorio de ésta.      Pero hay cosas mucho más importantes de destacar en la Nacha: sus ganas infinitas de querer empujar al proyecto más allá, de que tanto el staff como los voluntarios se cuestionaran las realidades y las maneras de hacer las cosas; la energía con que llegaba a cada una de las actividades, el día que fuere y a todas horas, siempre con una sonrisa, dispuesta a colaborar y a encontrar un verdadero propósito a lo que hacíamos.      Nacha, faltan palabras para agradecerte de corazón todo lo construido, reído y compartido durante este tiempo. Se sentirá tu ausencia el próximo año, cuando no haya nadie con esas ganas incontenibles de opinar en las reuniones, o cuando falte esa voz preguntándole a cada uno cómo ha estado.      Sin embargo, sabemos que, de alguna manera, seguirás presente... Once a muster, always a muster!       Gracias por todo, Nachita, y ¡mucho éxito en todo lo que venga!


© Fundación Must, 2020
contacto@must.cl